Primeros dientes del bebé: trucos para calmar las molestias

octubre 26, 2016

La dentición (la salida de los primeros dientes del bebé) puede ser una época frustrante para los bebés y también para sus padres. No existen reglas estrictas con respecto a la aparición de los primeros dientes, pues es un proceso normal que suele iniciarse a los 6 meses y prolongarse hasta los 30 meses. Sin embargo, en algunos bebés el primer diente puede aparecer a los 3 meses o al año, dependiendo de factores hereditarios.

Los primeros dientes en aparecer generalmente son los dos dientes frontales inferiores, también conocidos como los incisivos frontales inferiores. Después de 4 u 8 semanas, les suceden los cuatro dientes frontales superiores (incisivos frontales y laterales superiores). Aproximadamente un mes después, aparecerán los incisivos laterales inferiores (los dientes a los costados de los dientes frontales inferiores).

Aunque algunos bebés atraviesan la dentición sin ningún problema, otros pueden sentirse incómodos y contrariados. Es muy frecuente que, junto a la aparición de los dientes, el niño sienta fiebre, irritabilidad inusual, falta de sueño y presente babeo más abundante. La hinchazón o infamación de las encías también son una señal del inicio del proceso de dentición. Acá te ofrecemos algunos consejos para aminorar las molestias y el dolor del bebé en este período:

  • Dale un mordedor de plástico blando que contenga agua, enfriado previamente en la heladera.
  • Ofrécele líquidos o gelatina fríos al bebé. Esto ayuda a calmar las encías.
  • Puedes frotar suavemente sus encías con un dedo limpio o una cuchara pequeña y fría. Otra idea es usar una gasa mojada para desinflamar la zona.
  • Paracetamol para bebés puede ayudar a bajar la temperatura y aliviar el dolor (en las dosis y tiempos que recomiende el pediatra).
  • Existen productos especialmente formulados para aliviar el dolor en las encías que ocasiona la dentición. Por lo general, son fórmulas con sustancias suavizantes y descongestivas no tóxicas, que se adhieren a las encías provocando un gran alivio.

Si aún después de estas recomendaciones el bebé sigue con dolor e irritación, visitar el pediatra es fundamental para verificar si hay alguna otra causa para el dolor. Una vez superado el proceso de dentición, cuida los dientes del bebé cepillándolos suavemente de manera regular con una pequeña cantidad de crema dental especial para infantes.

Posteado en Blog